Monday, February 13, 2012

Entagling words




This blog turned four not too long ago. From the beginning my intention was to keep a journal which will push me to do things. Writing down lists, making notes on a diary or downloading words here in the blog helps me to stay awake with a goal in sight. In fact, this blog survives only because of this. Statistics tell me people keep coming here unsteadily over the years, which, first of all, strikes me as amazing and secondly, surprises me because I find blog-visitors nowadays are way more timid now that years ago.
Sometimes I'm afraid that the reason for this  might be that we are forgetting to handle words. We synthesize our emotions hitting a
"like" button and then hoarding images without writing a single letter on how said images are moving us.
Sometimes I forget how much I like words; I like seeing them entangled, unknot, stripped and re-dressed; I like to see them float without reaching their destination; I like to see them unmaimed and muddyless; I like to reconnect with old familiar words, to welcome and pamper them.
I think it's time to re-tell stories, dreams and happenings.
I call upon you to send me your dreams and your stories. I would love to play with them.


::

No hace mucho que este blog cumplió cuatro años. Desde el inicio se trató de mantener un diario que a su vez me impulsara a hacer cosas. Escribir listas, garabatear tareas en una agenda o descargar palabras en el blog me sirve un poco para lo mismo: mantenerme despierta y con un objetivo a la vista. Y este blog sobrevive exclusivamente por este motivo. Las estadísticas me dicen que la gente sigue acercándose hasta aquí igualmente a lo largo de los años, lo que, en primer lugar, me sigue maravillando y en segundo lugar, me sorprende porque los visitantes de ahora son más tímidos que los de hace unos años. 
A veces me asusta pensar que el motivo pueda ser que nos estamos olvidando de las palabras. Sintetizamos nuestras emociones dándole a un botón de "me gusta" y atesoramos imágenes sin escribir ni una letra sobre cómo nos conmueven.
A veces me olvido de lo mucho que me gustan las palabras; me gusta verlas enmarañarse, desanudarse, desnudarse y volverse a vestir; me gusta verlas flotar sin llegar a destino; me gusta verlas escritas sin mutilarlas ni embarrarlas; me gusta reencontrarme con viejas palabras conocidas y acogerlas y mimarlas. 
Creo que va siendo hora de volver a contar historias, cuentos y sucedidos.
Os convoco a que me enviéis vuestros sueños y vuestros relatos. Me encantaría jugar con ellos.


Today's music:

14 comments:

ibb said...

Hecho...algo mandaremos...las palabras nunca hay que dejarlas olvidadas.

la ninja said...

pues aquí tienes un par de palabras y una muy laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga, para compensar :)

disfrutar de un blog en e-silencio no es necesariamente sinónimo de algo negativo.

Esti said...

sonny, desde luego que no es negativo, pero me llama la atención. Yo soy la primera que encuentro muy cómodo darle al botón de "me gusta", porque verdaderamente me gusta algo y no tengo que andar explicándome o dejando largas parrafadas. Pero creo que hace unos años, con el boom de los blogs, había una necesidad de conectar con gente con inquietudes similares, que ha sido sustituida por otros medios más cómodos.

Yolanda said...

a mi me gusta mucho pasear por tu blog, aunque lo haga de puntillas.
Pero mira, me has animado a dejarte un saludo.

Elena said...

a mí también me gusta visitarte. yo también escribía un blog (fotolog, más concretamente) hace unos años. lo cerré porque parece que las palabras cobran vida propia una vez expulsadas de la boca. o de los dedos. y tienes razón, había más intercambio de las mismas, más búsqueda para conectar, para encontrar a esos que nunca habríamos conocido de no ser por las palabras y las imágenes.

y tienes razón. es más cómodo decir 'me gusta', que a veces no apetece dar explicaciones a nadie. me ha gustado mucho la expresión del e-silencio. :)

sigo escribiendo, ahora otro blog con un nombre parecido al de entonces (¿identificaciones? ¿nostalgias?) y aunque apenas entran en mi casa y quienes lo hacen, lo hacen en completo e-silencio, yo sigo abriendo mi e-ventanita al e-mundo.

Esti said...

yolanda, elena, gracias por venir. Yo también os visito a hurtadillas.

De todas formas, la reflexión que yo pretendía hacer tiene que ver más con cómo antes buscábamos una mayor comunicación en nuestras conexiones virtuales y nos hemos dado cuenta que no hace falta tanto esfuerzo para conectar, para bien o para mal. Y yo me incluyo la primera.

Pasad una buena semana!

Malahierba said...

Esperemos que haya por mucho tiempo, más publicaciones en este blog y muchas muchas muchas más de esas dulces y bonitas ilustraciones! :)!

su said...

Si, la verdad es que hace mucha ilusión que te dejen un comentario. ¿Nos estaremos volviendo vagos? hay gente que tiene hasta pereza de darle al botón "me gusta"... conozco a varios... un beso

susoleto said...

pensando qué sueños te cuento...

Inés said...

Será por la crisis que la gente quiere ahorrarse hasta las palabras... Creo que tienes razón...cuesta tan poco decir: me gusta. Claro que si inventan un botón que lo hace por ti...A mi me gustaba, me gusta, y me gustará tu blog.

gratis total said...

que bien describes la situación!

Gracia said...

Happy 4th, and I am all for words, as well you know.

g xo

co•co•marro said...

Pues si no te falta razón. A veces por esta razón pienso, para que escribo un blog? si total lo podría tener en mi ordenar y listo. Pero al publicarlo parece que sigues viva, y lean o no lo lean y opinen o no sabes que alguien hay y yo hago los mismo en otros blogs así que es otra de conectar.

sara brownie said...

yo sueño casi a diario y llevo un diario de sueños que probablemente hará millonario a algún psiconolista dentro de unos años... Por el momento, hoy ha tocado soñar que descarrilaba mi carrito de una montaña rusa acuática, que tenía forma de tronco, y salía volando hasta unas calles completamente inundadas i nadaba entre edificios amarillos rodeada de pequeños peces verdes