Monday, January 18, 2010

Rocky mountain girl


Sus pensamientos no eran lo suficientemente claros, se dijo. Quizá necesitase respirar un poco de aire puro. Resolvió dar un largo paseo después de comer.
La comida fue ligera y rápida, anticipándose al momento de salir de casa. Cerró la puerta tras ella, dos vueltas a la llave y miró el cielo. Claro. Azul. Comezó a andar. La brisa era fresca en esta época del año y por momentos le arañó el rostro y revolvió el pelo. Había olvidado los guantes así que metió las manos en lo más profundo de sus bolsillos donde acarició la manzana y la mandarina que había decidido llevar consigo justo unos minutos antes de ponerse los zapatos.
Caminó largamente. Seguía sin aclarar sus pensamientos, sin embargo, éstos fueron desapareciendo a cada soplo de aire. Cuando ya no quedó nada qué preguntarse, cuando no quedó nada que responder, cuando ya no esperaba nada, es cuando miró a su alrededor y vió el viento, palpó el aire y bailó, bailó, bailó en el camino.

::

Her thoughts were not clear enough, she told herself. She might be needing some fresh air breathing. She decided to go for a walk after lunch.
It was a light and quick lunch, looking forward to the moment she'd go out of the house. She slammed the door behind her, locked it and raised her eyes to the sky. Clear. Blue. She walked on. At this time of year the breeze was fresh and sharp; it scratched her face and stirred her hair. She had forgotten to take her gloves with her so she sank her hands deeply into the coat pockets where she caressed an apple and a tangerine she had eyed on the kitchen counter before putting on her shoes.
She calmly walked on. Still she seemed not to be able to clear her thoughts. However they slowly dissapeared with every gust of wind. When there was nothing left to ask herself, when there was nothing left to answer, when there was nothing left to expect, she happened to look around her and see the breeze, touch the air and then she danced, danced, danced along the way.


Today's music:
Neko Case

17 comments:

Fruenswerk said...

Love the words and the photodrawmix ...:))))

alestedemadrid said...

Es un buen principio para un viaje a la montaña...

Chelo said...

Viendo el dibujo y leyendo el relato, me he sentido por un momento dentro de ella sintiendo el viento en la cara...es fantastica!...saludos.

**WE BLOG ARTISTS** said...

you write beautifully...great photo/illustration piece.
So pleased I popped by!
Char

MAKING ICONS said...

Hola,
Creí haberte dejado un comment, pero no lo veo y soy nuevilla asi que puede que hiciera algo mal!
Tengo un dibujo tuyo que adquirí en Showloft a Marta!Lo tengo custodiando la cabecera de la cama: un bosque, un caballo y una chica dormida. A mi sobria le encanta tambien y le suelo contar historias con los protas el caballo que es nuestro prefe y la chica que es mi sobri!
Me flipan tus stones....

aimee said...

esti, this is breathtaking, really spectacular. i can see an entire series of drawings of the woman on the mountains.

ibb said...

Lovely wind conversation.
I´ve got some of your pins at home, and others in my bag.
Por fin bajé a Bilbao...por fin.

Christine said...

This is so beautiful, Esti. You write as wonderful as you draw. Wonderful, poetic post.
:)

Engra said...

Que monada!

Bea said...

Precioso relato de lunes. Después de mi tempestad, llega mi calma...

hanna-happenings said...

splendid!

Alicia said...

Jo Esti, que bien escribes!

Ciara said...

Ah! Esti, I've missed your little stories!

Beautiful. And I love the picture. She looks happy and peaceful!

flossy-p said...

Yes, I love your stories too, so poetic and sensitive. Just beautiful.

Mónica said...

Precioso!

Gracias por descubrirme a Neko Case

Un abrazo

Inés said...

Esti: magnífico. Precioso. Así que era esto lo que estabas incubando. Es muy bueno. La foto y el dibujo. Me parece novedoso pero sobre todo muy idolecto Esti. La siguiente exposi ira por ahí ¿no?
A Making Icons decirle que el cuadro tuyo del caballo y la mujer dormida lo tengo también sobre la cabecera de la cama...que coincidencia más onírica.

Esti said...

Making Icons, Inés, los cuadros que tenéis de "La tía Olimpia" fueron el fruto de una colaboración con Miss Rosenthal. Dos versiones de la misma historia. Me alegro de que ambos tengan dueñas tan encantadoras :)